Orígenes de la Sociedad Sierra Nevada(1912-1928)

El nacimiento de la S.S.N. tiene lugar en 1.912 a instancias del gobernador civil de la época, D. Benito del Campo y Otero, después de realizar una marcha con algunos miembros de los Diez Amigos Limited en la que recorrieron las cimas del Veleta y Mulhacen. Por las hemerotecas sabemos, que entre otros, estaban con el gobernador civil, Paulino Ventura, Virgilio Castilla, Alfredo Domínguez Fidel Fernández, Julio Moreno…
Cuando regresaban de aquella providencial excursión, tomaron el acuerdo de que había que hacer algo para que los excepcionales paisajes de la Sierra estuvieran al alcance de los granadinos.
Los acontecimientos se desencadenan tan rápido que en sólo tres semanas se constituye una comisión gestora, se redactan los estatutos, un reglamento y se le da forma al proyecto de construir varios refugios, un hotel, mejora de los caminos y un albergue a construir a 2.200 m.
El 26 de Septiembre se reúnen en la Diputación de Granada una Junta de Propaganda , a la que asisten una treintena de personas y representantes de los cinco periódicos de la ciudad . Se pide ayuda al Ayuntamiento y Diputación, se pone en marcha una campaña de socios a los se remite una circular firmada por 145 personalidades encabezadas por el gobernador civil, alcalde , arzobispo , presidente de la Diputación , diputados , senadores , banqueros , catedráticos , industriales y otras fuerzas vivas de la ciudad. Todos apoyan la idea de la creación de la Sociedad Sierra Nevada.

Los objetivos que se trazan son la organización de excursiones, edificación de refugios y caminos, formación de guías, fomento de deportes de nieve, reuniones y conferencias, publicaciones sobre la Sierra y creación de una biblioteca especializada en temas de la montaña. Después de hacer gestiones diversas, se solicita al Ayuntamiento de Guejar Sierra la cesión de unos terrenos en el peñón de la Mojonera. Allí en los últimos terrenos de cultivo, limitando con la línea de la nieve, el ingeniero Julio Moreno y el arquitecto Modesto Cendoya estiman que es un lugar idóneo al estar en cara Norte de los Peñones de San Francisco, libre de vientos y a una altura de 2.250 metros. El Ayuntamiento accede a la cesión del terreno comprometiéndose en hacer un camino desde el pueblo.

El 26 de Enero de 1.913 se constituye la Junta General de la Sociedad Sierra Nevada y se elige a la primera Junta de Gobierno con las siguientes personas:
Presidente honorario vitalicio: Benito del Campo y Otero.
Presidente efectivo y nato: el alcalde, Felipe la Chica.
Vicepresidente primero: Alberto Álvarez Cienfuegos.
Vicepresidente segundo: Justo Ortiz Pujazón
Director de excursiones: Dionisio Carnicero.
Vicedirector: Abel Delhorme.
Tesorero: Rafael Sánchez López.
Secretario contador: Diego Marín López.
Vicesecretario: Paulino Ventura Traveset.
Vocales técnicos: Modesto Cendoya y Julio Moreno.

Las obras del albergue San Francisco se inician en abril de 1.913, en invierno de ese año se interrumpe por las nevadas con la fachada levantada y cubierta de aguas, reanudándose en la primavera de 1.914. La Junta de Gobierno de la Sociedad acuerda ofrecer la presidencia honoraria de la sociedad al rey Alfonso XIII, quien acepta el 12 de Agosto de 1.913
Posteriormente, por iniciativa de Natalio Rivas, se declara el albergue de utilidad pública, necesario para poder destinar subvenciones para llevar a cabo el camino desde G. Sierra al lugar de la construcción. La falta de financiación del proyecto estuvo a pique de demorarla edificación. Por iniciativa del Duque de San Pedro  se pide ayudas a la Real Maestranza, senadores y diputados, empresas granadinas… Esto a duras penas hace que avancen algo las obras, en el verano de 1.914 , un grupo de alemanes son los primeros en utilizar el albergue , aún sin terminar.La ayudas se complican , cunde el desánimo por la falta de colaboraciones y en un estado de desilusión dimite Álvarez de Cienfuegos, vicepresidente primero.

Se acuerda entonces en delegar en Dionisio Carnicero la gestión del proyecto de construcción, recortándole el mimo a la fachada con sus dos cúpulas circulares y el comienzo de las naves laterales. Con estas restricciones y mucho esfuerzo se termina la construcción un poco antes de las Navidades de 1.915, donde  pudo ser utilizado por sus socios en esas fiestas tan señaladas. Nacía el primer albergue de Sierra Nevada, el albergue S. Francisco de los Campos de Otero.
En el verano de 1.916 se reestructura la directiva nombrando a Justo Ortiz vicepresidente primero y se acuerda nombrar socio honorario a Natalio Rivas por el tesón y esfuerzo realizado por éste en la aprobación de la carretera de S. Nevada.
La tarea primordial en los años siguientes fue el mantenimiento del albergue, estudiándose incluso la posibilidad de su ampliación. La Comisión Regia de Turismo concede varias ayudas económicas que se utilizan en hacer veredas y mejorar caminos para las rutas de las excursiones.

En 1.921 se aprueban unos nuevos estatutos, en donde se abre a otros tipos de actividades  al margen de la gestión y vigilancia del albergue, como es promover asuntos relacionados con el turismo y el despertar a la afición por las excursiones y la permanencia en las cumbres. Pero esto, apenas se consigue por la difícil situación económica de la misma, al carecer de recursos e ingresos sus asociados e instituciones. Pero un acontecimiento acaecido en la Semana Santa de 1.925, rompe con el adormecido discurrir de la Sociedad Sierra Nevada. Un grupo de socios del Club Peñalara  y miembros del Club Alpino Español se desplazan a Granada con intenciones turísticas y deportivas. Se confecciona un programa relámpago en donde se alternan las visitas a los monumentos con pruebas de saltos, velocidad, Slalom y fondo. Es la I Semana Deportiva de Sierra Nevada. Nacen las pruebas de esquí en los Campos de Otero con la importante cobertura del albergue San Francisco.

2.- Crecimiento y esplendor de la época republicana (1.928–1.936)

En  1.928, Sierra Nevada es escenario nuevamente de pruebas deportivas. La II Semana Deportiva la organiza la Sociedad Sierra Nevada y el Club Penibético con el patrocinio del Duque de San Pedro, les siguen anualmente otras ediciones que se convertirán en un referente nacional e internacional cerca de 40 años.
Una profunda renovación en 1.932 va a relanzar la S.S.N.  hasta extremos insospechables en la pasada década de los años 20. La reforma de los estatutos de 1.932 introduce una profunda transformación democrática que le aleja de planteamientos caducos y trasnochados. La elección de Julio Moreno  Martínez hace que se integren en la sociedad un grupo de universitarios, ingenieros, arquitectos como Modesto Cendoya, Virgilio Castilla, que luego seria Presidente de la Diputación Provincial  La Sociedad edita una revista propia, se organizan cursos de esquí, se forma un equipo propio de competición y se facilita el acceso al albergue con la construcción de la carretera de la Sierra y un ramal accesorio que termina en la misma explanada  de los Campos de Otero. En el verano de 1.932 se produce  este avance de la ingeniería civil.

Se crea la primera escuela de  esquí con el profesor alemán Erik  Marx  que el considerablemente los fundamentos técnicos de los esquiadores locales. En estos momentos destacan José Martín Aivar y José Montalvo. Las Semanas Deportivas se consolidan en estos años de esplendor  en la expansión de los deportes de nieve en Sierra Nevada.

            Le sucede Julio Moreno Dávila, habiéndose celebrado en esta temporada la Décima Semana Deportiva, clausurándose la temporada del 36 con la fiesta de la Nieve y el fuego.
Previamente el 10 de Marzo fue incendiado el edificio del café Colón, ardiendo los locales de la Sociedad Sierra Nevada   perdiéndose para siempre documentos, archivos y reliquias fotográficas de nuestra histórica sociedad.
El último presidente antes del pronunciamiento del 18 de Julio, fue Rafael Lacal  Pérez, comandante de artillería. Como en toda Granada, los meses  siguientes hasta finales de 1.936 fue un caos generalizado impregnado de represión, revanchas y la sinrazón del odio. Algunos dirigentes ilustres de la Sociedad perdieron su vida en defensa de sus ideas republicanas, progresistas y democráticas.

 

 

 

3a.- Tras la guerra civil, volver a empezar (1.939–1947)

Durante la guerra civil, el deporte quedó paralizado. Al finalizar el conflicto bélico,la situación era desoladora. La carretera de la Sierra se  encontraba en deficiente estado de conservación,  escasos medios de transporte y ausencias de alojamientos.
El albergue de la S.S.N.  de los Campos de Otero estaba en ruinas por la explosión de una bomba en 1.937. El trabajo y esfuerzo de muchos años volvía a quedar anulado. Sin sociedades, sin albergues  y sin montañeros parecía difícil el renacer del deporte blanco.  Lentamente, comienzan a reorganizarse las entidades montañeras. Y es precisamente el esquí,  una de las modalidades deportivas más destacadas del momento, consiguiendo cierta preponderancia sobre los restantes deportes en estos años.

Tanto es así, que en 1.940 se celebra en Granada el Campeonato de España, en donde nuestros representantes consiguen buenos resultados. Los mejores siguen siendo Martín Aivar (campeón en saltos) Fernández del Moral,  Spínola  y Montalvo.
Un año después,  vuelve a organizarse la Semana Deportiva  con gran eco en la prensa de las excelentes condiciones de nieve que en  mitad de Mayo había en nuestras pistas,  único lugar de Europa que se organizaban  competiciones en esta fecha.
En Octubre se crea dentro de la Sociedad, una sección de atletismo que introduciría en el deporte granadino una nueva actividad casi desconocida en nuestra ciudad.
Se habilita en el invierno, el albergue de Choza Altera,  para poder utilizarlo como punto intermedio del tranvía y las pistas de esquí. Por ello,  se impulsa las reformas y mejoras del mismo,  iniciándose la prolongación desde Güejar Sierra hasta Maitena y posteriormente al Barranco de San Juan. El ingeniero Pérez Pozuelo, redacta el proyecto de un funicular que transportaría a los turistas de la nieve desde la terminal del tranvía hasta los Peñones de San Francisco, con parada intermedia en los Campos de Otero.
En 1.943,  fue nombrado Presidente de la Sociedad,  Gonzalo Fernández Ramos,  que desea sacar a ésta del ostracismo en la que se encontraba. A pesar de todo, no se experimenta el deseado resurgimiento del club decano del montañismo granadino.

La incorporación en 1.944 del nuevo gobernador Fontana dará un  renovado impulso a las modalidades alpinas. José Maria Fontana, como gran aficionado al deporte, se distinguió en su corto mandato por un compromiso incondicional por la mejora  integral del deporte granadino. En un plazo mínimo de tiempo, se construyó el estadio de la Juventud, considerado como de los mejores de su época.
En 1.945 se celebran los VI Campeonatos Nacionales con gran éxito deportivo y organizativo. En la clausura de los mismos,  el presidente de la Federación Nacional propone el nombramiento de Fontana como Presidente de la Sociedad Sierra Nevada que es aprobado por aclamación unánime de todos los estamentos deportivos de la ciudad. Incorpora en su directiva las mejores personas del deporte, de la política y sociedad  que sobresalían en Granada. Los resultados son inmediatos. Así se acuerda construir de inmediato un nuevo Albergue junto al original de los Campos de Otero con capacidad para cien personas, la instalación de un telesquí, disponer de un local social y la reaparición de una revista. Pero se repite la misma historia de Fidel Fernández. El cese de Fontana en 1.947 paralizó estos importantes proyectos. Su cambio de destino a Madrid, le obliga a dimitir de la presidencia de la Sociedad.

3b.- Tras la guerra civil, volver a empezar

En otoño de 1.947 es elegido el ingeniero José Pérez Pozuelo como nuevo Presidente. Su nombramiento  coincide con la prolongación del tranvía hasta el barranco de S. Juan y se aprueba en Consejo de Ministros las obras del teleférico, que nunca comenzarían.
Pero hay que destacar en este período de recuperación del tiempo perdido por la guerra, la continuación de las Semanas Deportivas que consiguen por primera vez el carácter de internacional. En la edición de 1.948 participan junto a los granadinos y nacionales el equipo absoluto de Chile y Argentina que terminaban su participación en los Juegos Olímpicos de Sant Moritz. Este bautizo internacional se saldó con un balance positivo pero la falta de remontes, la precariedad de los alojamientos y los complicados accesos eran un handicap para el despegue definitivo de Sierra Nevada.
En 1.951, sale elegido como Presidente, Miguel Olmedo Collantes que era también el arquitecto municipal. A pesar de que Fontana había avanzado bastante en la terminación del nuevo albergue, ocho años después sigue sin finalizar. Olmedo apunta en unas declaraciones que las obras están terminadas y cubierta de aguas pero hace falta el último esfuerzo para su inauguración. Desgraciadamente no se consigue reunir el dinero suficiente y el paso del tiempo deteriora sus muros y tejados, evolucionando al estado de ruina de la actualidad.

En 1.958, la Sociedad consigue hacerse del Albergue de Obras Públicas existente en la Hoya de la Mora. Nuevamente  nuestros socios disfrutarían de un equipamiento tan importante (como en su día fue el albergue San Francisco), ubicado en un enclave privilegiado para las pistas de esquí.
Durante la década de los 50, la cita anual de las Semanas Deportivas marcaba la actividad de la Sociedad, que organiza y promueve ininterrumpidamente desde la Federación Andaluza y nuestros comités de Esquí y montaña.
En 1.958, se celebra la XX edición de la Semana Deportiva con importante participación de esquiadores centroeuropeos. La normalidad vuelve al deporte blanco aunque se retrasa en demasía las necesarias inversiones de remontes, alojamientos y comunicaciones que una estación moderna de esquí requiere.  Pronto se conseguiría al hacerse realidad la estación de Solynieve  al principio de la década  60, con importante protagonismo de directivos, técnicos y deportistas de la Sociedad Sierra Nevada.

4.- Apogeo de las semanas deportivas (1.961 – 1.975)

En este período lleno de acontecimientos que serán decisivos para el desarrollo de S. Nevada, los miembros de la Sociedad juegan un protagonismo primordial. 1.961 es el año en el que comienza la moderna historia de Sierra Nevada. Las autoridades acuerdan la constitución de una estación de esquí que solucione las infraestructuras necesarias para la práctica de deportes de nieve. Tanto el gobernador civil, como el alcalde Manuel Sola, el delegado de Información  y Turismo, Antonio Gallego, el presidente de la Federación Andaluza, Baldomero Palomares, deciden que es el momento de actuar.

El presidente de la Sociedad Sierra Nevada, Miguel Olmedo Collantes, a la sazón arquitecto municipal, redacta el proyecto de Solynieve, que es presentado al Jefe del Estado en el  Albergue Universitario. Una  comisión de autoridades y técnicos, en donde la presencia de socios de la S.S.N. es importante, deciden  que la ubicación de la estación sea Pradollano y Borreguiles. Para ello se compra una gran extensión de terreno a las religiosas Adoratrices  cuya negociación la cierra otro socio de nuestra entidad, Juan Espinosa. Nace la estación de Solynieve.
A lo largo de esta década, se construye los equipamientos reivindicados desde los años 40. A saber, varios hoteles, telesillas, telecabina, Parador Nacional, mejoras de los albergues y refugios de alta montaña.
Para la S.S.N., el mejor éxito es el alto nivel adquirido en las clásicas Semanas Deportivas. Desde 1.961, éstas adquieren carácter internacional al ser incluida en el calendario de pruebas de la Federación Internacional de Esquí (F.I.S.). Así, la 23ª Semana Deportiva de ese año, es el I Gran Premio F.I.S.  de Sierra Nevada. Esta edición especial cuenta con la presencia de los mejores esquiadores nacionales y una escasa presencia de extranjeros que al año siguiente, se amplia a tres equipos de países de reconocido prestigio en los deportes blancos.

En 1.963, se organiza la 25 Semana Deportiva que fue uno de los mejores de la historia, pues coincide con las bodas de oro de la Sociedad. Sobresalen esquiadores suizos y austriacos, concretamente P. STIEGLER  que seria campeón olímpico en Innsbruck. La tónica se sucede en las ediciones 26, 27 y 28 con dominio extranjero, mejorando nuestros corredores locales y nacionales en cada edición. La prensa de Granada refleja la gran repercusión  social de estas pruebas en la opinión pública. Al final de la década, se produce la separación de la 31 Semana Deportiva y el Gran Premio F.I.S. que alcanza su novena edición.
En este período, es digno de resaltar la irrupción de excelentes fondistas de la S.S.N. en el panorama español. Unas generaciones marcadas por las sucesivas decepciones producidas por la falta de apoyo oficial.
Mario Tarifa es el primero que siendo claro dominador del esquí de fondo en España y miembro de la selección nacional no es llevado a los Juegos Olímpicos de Innsbruck 64. Le sigue Rafael Roldan Curiel, José Martín Ruiz – Requena y los hermanos Sevilla. A pesar de estar en la élite nacional, España no participa en las  pruebas de fondo en Grenoble 68. Le sucede en estas permanentes marginaciones Alvaro Gijón, así como otros fondistas que escribieron páginas de oro en el historial de la Sociedad.

5.- El éxito de los grandes eventos deportivos (1.976 – 1.996)

Sierra Nevada acoge en 1.977 la Copa del Mundo de Esquí .Más de 12 países  participan con sus mejores esquiadores en una competición perfecta de organización  y excelente buen tiempo. Este evento es el primer eslabón de una sucesión de grandes competiciones que culminarán en 1.996.
En la Sociedad Sierra Nevada, se produce en  1.977 un relevo necesario que los socios más comprometidos consiguen con la dimisión de Miguel Olmedo  que estuvo cerca de 27 años como presidente de la misma. Le sucede Manuel Hernández que con un grupo de socios  hacen esfuerzos ímprobos por revivir las actividades montañeras y concursos de esquí.
El inicio de los años 80 viene marcado por una febril actividad del deporte local en todas las modalidades tras la irrupción de los primeros Ayuntamientos democráticos. Un antiguo socio de la Sociedad, Francisco Peso Romero, como concejal de Deportes del municipio de Granada (1.983 – 1986), impulsa las pruebas de esquí alpino, fondo y escuelas de iniciación. Un nuevo despertar del asociacionismo  catapulta los deportes de nieve a unos niveles importantes de popularidad haciendo que miles de granadinos-as descubran y hagan de la Sierra su habitual espacio deportivo.
La figura del momento es nuestra esquiadora, Ana Maria Rodríguez. Desde muy joven destacó tanto en slalom como en descenso  y con sólo 17 años fue olímpica en Lake Placid. Ana María y Blanca Fernández Ochoa eran las dos españolas  que durante  bastantes temporadas representaran a nuestro país en el contexto internacional.  Ana  ganó varios campeonatos de España y fue elegida mejor deportista granadina. Otra figura del esquí de fondo de la época es Manuel Ruiz Santiago que durante años estuvo en el equipo nacional y consiguió podio en numerosos campeonatos de España.
En  1.987, la S.S.N. cumple 75 años en medio de una crisis económica que se supera al integrarse en Cetursa. Posteriormente en una reunión del Consejo de Administración de la General, a propuesta de Jerónimo Páez, se acuerda fusionarse  la Sociedad con el club de esquí de la General, denominándose como club de esquí la General – Sierra Nevada, club de la estación. Rápidamente da sus frutos la unión con numerosos titulos nacionales en categorías inferiores. Es cuando se descubren los jóvenes talentos que en la actualidad algunos forman aprte del equipo nacional. Nombres como los de Maria José Rienda , Carolina Ruiz , Alvaro Gijón y otros más de principio de los años 90 son el mejor exponete de esta generación de oro del esquí granadino.
Una nueva estación para practicar el esquí de Fondo, se va  a desarrollar  desde 1.989 hasta 1.995, en el Puerto de la Ragua, cara nórdica de Sierra Nevada. Este enclave natural  entre el Marquesado y la Alpujarra y las provincias de Almeria y Granada es un lugar ideal para el fondo por sus abundantes nevadas, caras norte, abundante vegetación arbórea y altitud límite para su práctica. Ya  en 1.968, Enrique Perea aportó este lugar en el estudio de viabilidad de unos Juegos Olímpicos de Invierno en Sierra Nevada.
Fue un descubrimiento que con la tenacidad de Enrique  y los componentes del comité y los fondistas se hace realidad en 1.994 con la constitución del Consorcio del Puerto de la Ragua. Se construye un refugio en este lugar a iniciativa del alcalde de Guadix, José Luis Hernández, que  consiguió una subvención de la Junta de Andalucia en la visita que realiza Rodríquez de la Borbolla a la comarca de Guadix. También se dota de una máquina pisanieves  trazadora de la pista que dona el C .S. D.  a instancia de Angel Hernánz  así como numerosos esquís que desde ls FADI  se ha ido adquiriendo.
El Consorcio de la Ragua con Julio Perea de presidente, en representación  de la Diputación de Granada, organiza pruebas y campeonatos de fondo desde 1.993. Los ayuntamientos de Ferreira, Nevada y Bayárcal invierten  recursos de los programas del PER que mejoran los  circuitos y la infraestructura del lugar. Un punto de información  del Parque Natural enriquece la oferta de la Ragua, siendo transferida su gestión al consorcio a cuyo frente se encuentra como gerente  José Juan Martínez, técnico de la Diputación de Almería.

Seis grandes eventos internacionales se celebran durante la década de los 90 en Sierra Nevada, obviamente los momentos más gloriosos se vivirán en el Campeonato del Mundo de Esquí Alpino de 1.996. Fue en el mes de Mayo de 1.990 cuando se alza triunfadora frente a otras estaciones centroeuropeas para organizar el Campeonato del Mundo de 1.995, que se aplazaria para el año posterior. Después del fracaso de la candidatura olímpica  de 1.982, el alcalde Antonio Jara consigue uno de los mejores logros de su modélica gestión municipal. Los Mundiales de 1.996 ha sido la mas grande e importante competición deportiva de la historia del deporte de Granada. La estación se transformó, las infraestructuras viarias y hoteleras cambian la imagen de Granada  el éxito organizativo, deportivo y de público (cerca de cien mil personas en las pistas a lo largo del campeonato) redondearon un  triunfo  sin precedentes para la historia de S. Nevada.
Este gran evento se convierte en otro eslabón  más en la línea de continuidad de los grandes acontecimientos de la década (Juegos de Barcelona, Expo de Sevilla ) incrementando el prestigio de España en el contexto internacional.
La personalidad, creatividad, constancia y disciplina de trabajo de Jerónimo Páez como director y coordinador del Campeonato fue decisiva para el logro de estos resultados. La S.S.N.  estará siempre  enormemente agradecida a este granadino que desde su infancia ha estado ligado a nuestra entidad, participó en las Semanas Deportivas y desde la dirección de Cetursa salvó en 1.987 de su desaparición a nuestra entidad que ahora cumple 90 años. Su actuación fue providencial para que hoy podamos continuar  nuestra presencia en S. Nevada. Jerónimo Páez dimite de su alta responsabilidad de Cetursa en 1.997, dejando como legado de su obra la proyección  internacional de la estación de esquí tras una transformación total de la misma.
La realidad supera lo que habian soñado otros precursores de nuestra sociedad como Álvarez de Cienfuegos, Julio Moreno, Fidel Fernández, José  Maria Fontana, Pérez Pozuelo, Martín Aivar, Miguel Olmedo…

6.- Presente de la Sociedad Sierra Nevada (1997 – 2011)

Una vez terminados los Campeonatos del Mundo de Esquí, Sierra Nevada sigue su proyección nacional y europea tras la excelente imagen de organización proyección nacional y europea tras la excelente imagen de organización e infraestructura  dejó  entre los televidentes. La dulce  resaca de la temporada de año después, se cierra con cifras record de visitantes.
La  Sociedad Sierra Nevada  sigue integrada en el club La General – Sierra Nevada, titulado como club de la estación.  Las estelas del Mundial produce un aluvión de chicos-as  que superan el millar de asociados  en su prestigiada escuela de esquí. Se proyecta a otras provincias de Andalucía  Oriental con notable éxito. Por entonces, sigue de Presidente, Manuel Titos Martínez, en calidad de responsable máximo de la Obra Social de la General. Es digno de resaltar  la labor difusora de la Sierra que desde  hace años la Caja de Ahorros consigue con su colección de Sierra Nevada y la Alpujarra.

En el Puerto de la Ragua se sigue mejorando la infraestructura gracias a Cetursa y el Parque Natural. Ello permite que miles de escolares y adultos disfruten de aquel enclave inigualable con un buen número de cursos de iniciación en el esquí de Fondo y deportes de aventura. El consorcio del Puerto de la Ragua, formado por las Diputaciones de Almería y Granada, hace un gran esfuerzo para continuar con los Gran Premio de Fondo de la Ragua que fructifican con varias ediciones del Campeonato de España Infantil y Absoluto. El apoyo decidido de la FEDI  y Comité Nacional de Fondo, personificado en Segismundo Fraile y Ángel Hernánz, junto a la  permanente labor de promoción de Enrique  Perea y Ruiz Santiago hace que este lugar sea el más concurrido de los fondistas andaluces y de Levante con una asistencia record de  cincuenta mil visitantes en la temporada 97 – 98.
En 1.998, se celebra el Centenario del Montañismo granadino, en conmemoración de los Diez Amigos Limited, precursores y fundadores de la Sociedad Sierra Nevada. Para ello  una comisión formada por Diputación, Cetursa  y F.A.M. elabora un programa que culmina con una semana del montañismo en el mes de Noviembre. En el Palacio de Bibataubín se expone una magna exposición bibliográfica sobre temas de Sierra Nevada, se publica el libro de Manuel Titos sobre los orígenes del montañismo  granadino y se rinde un homenaje a José Martín Aivar y Carlos Vázquez.
En un acto  marcado por  la gran emotividad de los asistentes, los representantes del montañismo nacional y andaluz,  junto a la comisión organizadora, agradecieron a los homenajeados su dedicación y entrega a la montaña durante toda su vida. Se hizo justo reconocimiento, tanto a Martín Aivar como a Carlos Vázquez, por conseguir las más altas cotas del deporte granadino del esquí y montaña desde los años 40.
Paralelamente, se celebra las VI  Jornadas Estatales de Senderismo con presencia de todas las federaciones autonómicas, siendo analizados por expertos la importancia del senderismo como factor de promoción turística  siendo considerado este movimiento del senderismo como un fenómeno sociológico del siglo XX.
Poco  tiempo antes Manuel Titos dimite de la Obra Social de la General que conlleva el cese de la presidencia del club la General – S. Nevada.

En otoño  de 1.999, antiguos socios de la sociedad deciden  organizarse para retomar las actividades de la misma. Sale a la luz  nuevamente la  S.S.N.  tras haber estado doce años protegida bajo el paraguas de Cetursa y su club de la estación. Renovadas ilusiones y proyectos desafiantes ponen en pié al club decano del montañismo granadino.

Julio Perea, que meses antes había terminado su largo mandato en la Diputación de Granada como diputado de deportes, inicia una nueva etapa de la sociedad  como Presidente.  Se  comienza  con unos cincuenta socios,  salidas y programas de senderismo patrocinadas por el Patronato Municipal de Deportes vuelven a organizar antiguas pruebas, reivindicando la rehabilitación del antiguo albergue de San Francisco de los Campos de Otero.  Nuestro objetivo es  descubrir a diferentes sectores de población granadina  el placer de encontrarse consigo mismo en el marco de las montañas de nuestra provincia.