SOS – SALVEMOS EL ALBERGUE DE LOS CAMPOS DE OTERO

CAMPAÑA DE CAPTACIO“N DE FONDOS

OBJETO Y FINANCIACIÓN

La finalidad de esta campaña es salvar el Albergue de San Francisco, edificio de gran valor cultural y patrimonial, de la destrucción provocada por el envejecimiento y la dura climatología. Y, con su futura rehabilitación y apertura al público en general, mejorar las infraestructuras de apoyo a las actividades de montaña en Sierra Nevada.

El Albergue de los Campos de Otero, inaugurado en 1915, es el primer edificio estable construido en Sierra Nevada destinado a su aprovechamiento para el ocio. Fue refugio de montañeros y estación base de las primeras pistas de esquí, entonces en el valle del Rio San Juan, y del primer remonte de la Sierra granadina, ya desaparecido.

El edificio, de gran ingenio y originalidad, fue proyectado por Modesto Cendoya, arquitecto conservador de la Alhambra, resultando parcialmente destruido durante la Guerra Civil. Y, aunque quedó al margen de la nueva estación de Pradollano, en el vecino valle del rio Monachil, una parte de él permanece aún, como testimonio de la Historia de la Sierra y de los deportes de invierno.

El mantenimiento de este olvidado bien patrimonial, de todos los granadinos, ha estado a cargo de la Sociedad Sierra Nevada, club pionero y su titular, que, no obstante, ya no puede hacerse cargo de esta labor en solitario. Consecuentemente se hace un llamamiento a la sociedad en general y a los amantes de la montaña, para que se impliquen en la apremiante tarea de su conservación.

En tanto se emprenden otras acciones de más alcance que incluyan a administraciones e instituciones concernidas, de hecho, con estos fines, y dado el muy deteriorado estado del edificio, es necesario y urgente acometer su rehabilitación y puesta en uso. Para todo ello, solicitamos

UNA DONACIÓN, MEDIANTE INGRESO EN LA CUENTA:

ES11 2100 9838 1402 0008 1192-Caixabank

 

UN PROYECTO CON FUTURO

El deficiente estado del edificio restringe hoy su uso como refugio, y para su normal puesta en funcionamiento es ineludible su rehabilitación. Previo estudio específico elaborado para tal fin, – y a la espera de afrontar otros retos y objetivos para el histórico Albergue (¿recuperar y actualizar la idea de sus promotores?)-, se considera necesario, e incluso urgente, acometer una serie de obras sobre el estado actual. Estas se realizarían en dos fases.

La primera afectaría al exterior, con trabajos destinados, fundamentalmente, a recuperar la impermeabilización de cubiertas y de fachadas, así como el aspecto original del edificio, aumentando su seguridad. La segunda fase se concentraría en el interior, a fin de reparar los daños ocasionados por las humedades y por el envejecimiento de los materiales, mejorándolos, y para acondicionarlo, funcionalmente, a su uso de refugio de montaña activo. Finalmente, se renovarían equipos e instalaciones.

Como resultado de estas obras se puede tener un refugio modesto, pero totalmente funcional para 12-16 plazas, a disposición de todos los amantes de la montaña. Contaría con salón-estar-comedor o zona diurna en planta baja, y gran sala dormitorio en planta alta, dividida en dos zonas con dos literas triples, más camas supletorias, cada una. Y cada plaza con su correspondiente taquilla. Se renovarían cocina y aseos, equipados ahora con nuevas instalaciones, incluyendo sistema de caldeamiento y fosa séptica.

Podrían acomodarse en él una o dos personas encargadas de su explotación –viable-, custodia y mantenimiento, lo que permitiría su uso regular durante todo el año. Por su ubicación estratégica y su fácil acceso podría contribuir a la necesaria revitalización del sendero SULAYR.

El coste total de las obras, inasumible por el club, iría sufragado, en parte, de manera colaborativa, incluyendo donaciones, crowdfunding y otras acciones. Pero también se tratará que diversas entidades públicas y privadas, se impliquen en la recuperación de un bien patrimonial.

 

 

Comparte este contenido